El Cruce Columpio 2018 – Tercera Edición

Si hace tres años me hubieran preguntado, si me gustaría unirme a un grupo de whatsapp, sin titubear hubiese contestado NO. Hace tres años, ni siquiera me hubiera imaginado organizando un entreno y mucho menos como el que acaba de realizar, este mi grupo, sí de whatsapp, #Back2TRAIL.

En El Sol de La Molina partiríamos a las 4:30 de la madrugada, 36 trail runners dispuestos a recorrer los 21K de El Cruce Columpio. Nombre que parodia El Cruce Columbia que atraviesa La Patagonia entre Argentina y Chile, pero que por razones de pobreza extrema solo nos alcanzó para llegar hasta Los Álamos de Monterrico. Nos dividimos en tres grupos. IPA [Grupo Avanzado], PALE [Grupo Intermedio] PORTER [Grupo Básico]. Los nombres escogidos hacen honor a la filosofía de los #Back2TRAIL, la de siempre hidratarnos con una cerveza artesanal y en este evento no sería la excepción.

Hace dos años éramos cuatro gatos, literalmente, los que iniciaríamos esta cruzada. No había un evento en Facebook, mucho menos auspicios. Solo las ganas de hacer una ruta retadora y llegar hasta el biomarket de Los Álamos para comprobar por primera vez qué, una cerveza es la mayor recompensa de un runner.

El primer obstáculo a superar es un Vertical de 5K, las frontales dibujan al demonio reptando un árbol de piedra. El alba nos sorprende en la cima y había más gente rezagada que la que no entendió, que no era una carrera. Tocaba esperar porque de aquí, cuesta abajo tendríamos que toparnos con el Parque Ecológico [10K]. No solo había corredores de otros equipos, hubo dos invitados lanudos, amigos extranjeros, uno que se acopló en el camino. Aquí no hay pieles ni podios, aquí se vino a compartir y no a competir, a convencerse de que se pueden hacer cosas buenas aunque seamos una mala influencia.

Hace un año fuimos siete enanos, casi todo el grupo, y por vez primera, una dama. Esta vez sí hubo una convocatoria, a la que nadie respondió. Esta vez el único que apostó por nosotros, fue el cooler que nos esperaba en un supermercado de La Encalada, solventada por nuestra sed y no de triunfos.

La meta simbólica de El Cruce Columpio, el cerro detrás del Parque Santander, nos recibiría con una cerveza artesanal Abrilia, [Moby Dick & Apache] buenazas y bien heladas, como también agua mineral y saborizada Socosani para refrescarnos y reponernos de ese sol tardío. Hubo sorteos y vaya que premios, cuatro descargas musculares de Esportiva, la mejor clínica deportiva de Lima, además de tres bandanas Buff, marca líder en indumentaria outdoor. No podemos estar más agradecidos por su asistencia y si hubo errores, les prometemos enmendarlos. Gracias a nuestros auspiciadores, espero nos sigan el próximo año y bienvenidos los que se quieran sumar.

Hoy somos Carlos Huaringa, Jorge Tuya, Mauricio Medroa, Rudy Ocaña, Augusto Yupanqui, Víctor Luyo, Luis Martínez  y el que redacta. Somos #Back2TRAIL, un grupo de Whatsapp, que corre hasta que abra el primer bar y que bebe hasta  que nos corran del último bar. Gracias TRAILMATES.


Peter M Trujillo
Runner Convicto & Blogger Confeso
Facebook: Peter M Trujillo
Instagram: @PeterMTrujillo
Twitter: @PeterMTrujillo

Conductor de #DeportesDePM en https://www.facebook.com/radiorunningperu/

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *