Ironman 70.3 Inglaterra – Por Mabeli Tamayo

Cómo no hacer mi acostumbrada nota sobre cómo fue participar en mi primer Ironman 70.3 fuera del Perú? Pues esta vez no sé cómo voy a resumir las mil cosas que vienen a mi cabeza, narrar todos los detalles posibles y diversas situaciones por las que pasé en el gran United Kingdom, Inglaterra, o como yo lo llamo: El país del “Old England Tofee”.

Viajé a Inglaterra el pasado 8 de Junio, para realizar mi primer Ironman 70.3 en Stafford (en auto son 3 horas desde Londres). El evento se realizaría el Domingo 10 de Junio a las 7am. Lógicamente la logística para hacer un triatlón es un tanto compleja porque se tiene que cumplir ciertos tiempos y son días previos a la competencia; no es tan simple como ir a recoger el kit y ya. En el kit del ironman viene el número de dorsal y las bolsas donde se pondrán todas las brujerías de cada disciplina.

Llegar a competir a un país tan lejano al nuestro, no es nada sencillo, empezando por las maletas de bici que llevas, los diversos sellos de migraciones que te tienen que poner junto a la visa británica y el cuidado que se debe tener con la maleta de mano para lidiar con todo y no generar retrasos. Aconsejable ir por lo menos con 4 días anticipados a la carrera, hablando de Europa, mas por el tema del Jet Lag y si por ahí le añades un resfrío, podría alejarte de tus objetivos previamente entrenados porque esto no es controlable por nadie.

En mi caso, viajé con 2 días anticipados y pesqué un resfrío de madre mía! Estuve con fiebre, la garganta inflamada, etc. Nada de esto iba detener el hacer mis cosas, obviamente lo haría muchísimo más lento. Desde recoger el kit el viernes mismo, dejar las cosas el día sábado, llevar la bicicleta a Zona de transición (se tiene que dejar 1 día antes y en un horario específico). Asistir a la prueba de agua, para saber cuál es la zona donde nadaríamos en el grandioso reservorio Chasewater Lake y también importantísimo asistir a la charla técnica.

Tuve una serie de contratiempos, desde alquilar el auto para poder llevar las bicis al Lago, la llanta de la bici de mi partner se había bajado, el bloqueo de mis fosas nasales, etc. Logré dejar todo súper rápido y no hubo tiempo ni de hacer la prueba de agua ni de asistir a la charla. Por tanto, habría que solo guiarse del mapa posteado en la misma web ironman staff 70.3. Tuvimos la suerte de conocer una gran persona de Kent (Sur de England) que amablemente nos ayudó en explicarnos la ruta a grandes rasgos, unas bromas acerca de mi partner llamado ardilla en inglés “Squirrel” y todo fluyó, saludos intensos Marcus Ford!

Con Marcus Ford y Julio Montalvo.

Logramos dejar la última bolsa de running 3:59pm (hora límite 4pm), pero no había que preocuparse al fin y al cabo “We are peruvians”! Venía la última cena, súper agotados de haber logrado hacer todo al límite, misma selección peruana! Gracias a mi prima Maisa y su novio Cris que vive en Birmingham (1 hora de Staffordshire) vinieron para estar con nosotros no solo el día previo sino también el día de la competencia. Tenerlos cerca era sentir un pedacito del Perú presente en la competencia! Grande prima por madrugar el día de la competencia y con bandera incluida).

El día sábado como es usual, fue casi imposible dormir, entre alistar las cosas que dejé tiradas por todo el cuarto, las pastillas, antibióticos, descongestionaste nasal en gotas, kion, té, limón y miel de abeja. Lo intenté todo para poder dormir bien! Lamentantablemente solo pude dormir 1 hora y media como mucho. La gripe me tenía súper agotada y calentura por la fiebre.

El día de la carrera mi alarma sonó 3:30am y lo primero que dije fue: Dios, dame fuerza! Y fuerza fue la que me envió a través de mi partner, la ardilla, decidió acompañarme en toda la ruta, por si llegara a pasarme algo, gracias a ello, me sentí con mayor vitalidad y saqué la mejor sonrisa para dar lo mejor! Gratitud contigo Squirrel!

Cuando tomamos el bus que nos llevaría desde el centro de Stafford hacia el Chasewater Lake pensaba en que si me sentía peor, daría un paso al costado o incluso si me sentía más débil pues me retiraría de la competencia. Eso lo tenía claro! Como siempre he dicho: Competencias habrán muchas, pero nuestra salud es la única! Yo me encontraba con un jacket térmico y mi tremenda bufanda porque el frío se sentía hasta el último meñique de los dedos del pie. Hice un par de videos y unas fotos para la hinchada peruvian que se encontraban a la expectativa de mi participación desde Perú.

Al llegar al T1, volvimos a encontrarnos con Marcus, nos saludamos rapidito y nos ofreció su inflador pero nosotros ya teníamos inflador en mano, sobre todo la ardilla que necesitaba inflar su llanta posterior. Verifiqué que mi bici estuviera todo bien, llené mi aerodrink con mis mejunjes que había llevado y ahí nomás noté que un loquillo me gritó: Mabeli (con voz no latina). Era un amigo alemán que había ido en auto con otros amigos desde Londres. Habíamos quedado en encontrarnos el día sábado pero como fue un largo día de correteos, fue imposible! Daniel Noz, gran bloguero que tiene un canal de YouTube en donde prepara notas súper detalladas de varios Ironman en los que ha participado, en su mayoría, todos en Europa. Les comparto su canal para los que deseen saber un poquitín más… https://www.youtube.com/channel/UC7DU–yC4LtF43k1NnGqCkA

Empezó la competencia con 1 hora de retraso debido a la fuerte neblina que no dejaba ver ni los boyas que indicaban la ruta en el lago, para mi mala suerte, esa espera se me hizo el doble de difícil debido a que hasta en ese momento tenía bloqueado una fosa nasal, pero al pasar la hora poco antes de empezar se me taparon ambas fosas nasales, pensaba en todo lo que se venía y que no había de otra más que respirar solo por la boca durante toda la competencia. Me emocionó mucho ver a mi prima y Cris llegar felices como parte de la barra brava, con bandera peruana, pica pica y hasta sus pancitos para el desayuno durante el largo recorrido que nos iban apoyar. Durante esa hora extra de retraso, tenía un poco de miedo del segmento de la bici porque solo respiraría por la boca sino que eso haría que mis pulsaciones se eleven mucho. Aunque no iba saber qué tanto se elevaba mi frecuencia cardíaca porque no tenía la banda puesta ya que días previos al viaje, en Lima me robaron! Si, me robaron todas las cosas que son valiosas para un deportista y estando a 3 días de mi viaje. No daré detalles de todo lo que me robaron materialmente porque lo que no pudieron robarme es las ganas de seguir y siempre mirar adelante. Gracias Rafo, los Oakley fueron bien cuidados por Inglaterra!

Daniel Noz, Youtuber y Bloguer europeo.

Avanzamos hacia un muelle para luego desde ahí lanzarnos y empezar el recorrido. Previamente, nos dimos el abrazo de despedida con mi prima, Cris y la ardilla! Éramos los únicos peruanos en la competencia y había que dar lo mejor! Lo que me gustó fue saber que ya no me preocupaba la parte de natación, por más que sabía que me podrían sacar al no pasar el tiempo del corte. Una cosa es competir cuando estas operativa al 100% pero otra es hacerlo estando con gripe. Vi que todos se lanzaban sangrientamente al lago, yo al estilo boni, atiné a sentarme y luego dejarme caer, no iba arriesgarme a tomarme algo de agua y así debilitar mi respiración. Plumm, empezó lo bueno, la temperatura del lago estaba buena, es decir, ya había entrenado en Cantolao-La Punta y esto no era tan helado. Me tranquilizaba mucho ver la cola de mi partner muy cerca de mí, eso me daba seguridad de que todo iba estar bien. Tengo que confesar 2 tips que aplico cuando hago distancias de largas en el mar: Siempre llevo 2 bolsitas de agua dentro del wetsuit a la altura de mi cuello, por qué? Porque no puedo nadar directo 2 kilómetros sin tomar agua, me da demasiada sed y se me seca la garganta. Cuando entrenaba decía y ahora cómo voy hacer? Pues se me ocurrió llevar mi bolsita de agua y listo! Siempre hay solución para cada tema que pueda parecer un obstáculo. Se imaginan cómo debe ser el estar con gripe y solo respirar por la boca? Sería el doble de esfuerzo, irás lento pero no es imposible. Hice varias paradas, una de ellas en el primer 900m para tomar mi sorbito de agua, las demás fueron porque no sabía bien cuál era la ruta correcta, no lograba ver bien las boyas y cuando atiné a seguir a otros competidores, me alejaba un poco de la ruta señalizada.

Como todos los que sabemos qué es competir en mar abierto, siempre se es propenso a recibir patadones, codazos e incomodos momentos que pueden sacarte el gorrito de natación o incluso romperte los lentes. Ya casi a más de 1,300 metros recibí un amigable patadón en la cabeza, era la ardilla que estaba por mi delante, ambos nos detuvimos tanto para preguntarme si todo bien y yo para tratar de respirar mejor y seguir. Logramos salir de nadar en 0:59 minutos, pensaba que en cualquier momento me decían, ahora no joven se pasó de tiempo vaya a su país, es que no controlaba el tiempo que hacía, solo estaba gozando, riéndome y siempre mandando saludos a la gente que no conocía pero que siempre les repetía: Perú, Perú! La peculiaridad de este IM es que no se podía hacer lo primero que hacemos siempre los que salimos del mar y entramos a transición 1, bajarnos el cierre del wetsuit e ir sacándonos la parte de arriba! Pues no era permitido hacer esa jugada hasta llegar al T1 y recién ahí hacer todo. El tramo desde la salida del Lago hasta el recojo de la bolsa era extenso, troté toda esa alfombra azul que los England toffe habían preparado para los competidores y por ahí estaba Cris, quien en su escaso español me dijo: Mabeli, Perú, Vamos! Fue agradable tener una barrita alentadora desde tan lejos de casa. Gracias cousin-in-law!

De izquierda a derecha despues del Ironman: Chris Gardner, Julio Montalvo, Marcus Ford, Maria Isabel Palomino

La transición me tomó 10 minutos, no lo vi tan mal, considerando que había salido del mar poco antes de 1 hora y más el trote hasta el T1. Pues la verdad, yo no hacía números, ni pensaba mas que “Oh, esto se siente”, “Oh, mira un intenso”! Es que era tan cómico todo lo que veía en el piso mientras me acercaba a dejar mi bolsa antes de partir y sacar mi bici, veía como los competidores botaban sus cosas personales para así tener un extra tiempo y avanzar más rápido. Unos loquillos!

A escasos metros de la línea de partida, veía a la ardilla que ya estaba trepado en su bici pero un tanto detenido viendo que yo pasara la línea y la aventura empezó! Respire por la boca todo lo que pude puesto que aún tenía ambas fosas nasales bloqueadas, cuando de pronto vi a mi prima con cámara en mano, me gritó: Vamos primaaaa, Vamos Mabe, Vamos Perú. Qué increíble que puede ser la vida en unos meses o un año. Pensé en aquel momento cuando conversaba con ella a mi regreso de España, cenando un rico Gianfranco café´s y hablando de los planes y de que ahora ella era la que se iba a estudiar y a Inglaterra. Después de casi 1 año me encontraba siendo arengada por mi prima y nada menos que en el mágico United Kingdom! Gracias primita Maísa!

La bici, la resumiré como la brujería más loca que he hecho! Wowwww, pero tal rutón! Calango es un chancay de a veinte! Empezando nomas en el primer 7k vino una trepada de asian level! No podía creer lo elevado que fue pasar eso y más aun sabiendo que la mayor parte de la ruta seria así. Tenía que dar lo mejor y punto! Iba a mi paso, mi tiempo y siempre mi partner haciendo señas, gestos a la distancia para que avance más rápido, pero era lo que había. Tenía claro que debía ganar tiempo en las bajadas cambiando a plato grande, pero tuve problemas cuando en el 12k se me salió la cadena. Pensé que había sido una mala maniobra pero no fue así. Se me salió la cadena en total 6 veces, sabía que si cambiaba a plato grande y luego regresaba al plato chico iba salirse la cadena y por ello a partir del km 20, ya sabía que al hacer ese cambio se me saldría. Ni modo, no había de otra, bajar de la bici, engrasarme las manos y listo a seguir! Para ello, en el km 25 se me acercó el carrito que pregunta en la ruta si todo bien, le dije que sí, que si podía arreglar mi bici que solo era la cadena. Y le dije que era de Perú y que aún había mucha fuerza! Se rio y me hizo barrita!

Pasé el primer check point y siempre recordando a quienes estuvieron y fueron parte de este proceso pre Ironman703 Staffordshire, entre ellas: Mi mami, mi familia, grandes amistades, amigas del running que hasta despedida me hicieron, mis fuertazas, compañeros Iron Warriors, Domingo de Fondo con cuestitas Nelson, AquaXtreme, el Plan Ratilla y el gran #CHLT. Pues sí, todo esto viene a mi mente cuando estoy en una competencia o entrenamiento. Jamás ha sido avanzar por avanzar, siempre tengo un por qué en lo que hago, gozarlo? Siempre. Si había días en que sabía que no iba gozar, pues no entrenada y punto. Cero complicaciones porque realmente me gusta el simple hecho de respirar y compartir alegría!

Kilómetro 50, cadena salida por 4ta vez, me sentía un poco más de calentura, era la única que estaba usando cortavientos, obviamente para aligerar el malestar de la gripe y esquivar ese aire que podría mover casas y hasta la propia Reyna Isabel. Se volvió acercar el carrito para preguntarme por mi bici, creo que pensaban que les diría que me doy de baja por tantas paradas que le metía. Y no solo fue por el tema de la cadena sino también para limpiarme la nariz y volver a tomar fuerza para las subidas que venían. Hubo un momento en el 60k que dije si vuelve a preguntarme le diré que no se preocupe pero que el tiempo para mí no era algo fundamental. Y llego la bendita trepada matadora, tuve que parar bajar de la bici y avanzar porque la ruta venía con huecos y no me sentía con mucha destreza para pasarla, asi que no había forma de exponerme a caerme y lesionarme. Lógicamente el supervisor de ruta al ver que todos pasaban como unos salvajes y yo a paso chiwawa, pensaría “Uy, en cualquier momento se retira”, pero no fue así. Seguí y seguí, ya poco antes de pasar el último check point pasó un motorizado avisando a los competidores que aceleren el paso, yo no podía subir velocidad, solo seguí cuanto pude y me encantó tremenda vista que veía, es que es impresionante tan solo cerrar mis ojos y recordar tremenda belleza que la naturaleza nos mostraba, qué bello recuerdo!

Kilómetro 79, veo que comienzan a detener a cada participante, entre ellos, mi partner Julito, quien fue muy gracioso que justo en ese momento pinchó llanta y sonó tan fuerte que pensé que era otra cosa. Yo bajé de la bici y ahí nos dijeron a todo el grupo que debimos haber pasado el último check point con aprox 4 minutos antes. Yo solo atiné a sonreírme y decirle ok no hay problema, yo voy a continuar este pedacito de ruta que me faltaba y correr, no me importaba la medalla, solo hacer la ruta y listo. Pero me dijeron que estaba prohibido porque abrirían la ruta para tránsito regular de la población, entonces pensé: “Bien carajo, solo te faltó 11k y justamente todo era bajada”! ¡Qué emoción!

De izquierda a derecha: Niler Tamayo, Mabeli Tamayo, Donovan Sanchez, Julio Montalvo y Ninel Tamayo (Lomito)

Una de las chicas comentó y dijo: Me siento frustrada y muy mal consigo misma (era de Croacia), yo la miré y mire a todos diciéndoles: No tienen por qué sentirse frustrados, aquí yo vengo desde tan lejos, desde Perú para esta competencia y me voy con una sonrisa porque lo más importante de todo no es que te lleves una medalla, simplemente es el proceso que viviste para llegar hasta acá. Yo me sentía como Perú de haber llegado al Mundial Rusia 2018, es decir, ok no logré hacer la parte del running, pero lo que yo viví es algo que tendré conmigo por siempre, nadie podrá quitarme esa satisfacción de haber hecho mi primer 70.3 en Inglaterra. Y tampoco voy a decir, uy vengo el siguiente año, la revancha, osea qué revancha hay? Y debo entrenar más fuerte hasta que me duela el cuerpo cada fin de semana? Ni uno ni otro, yo seguiré disfrutando y entrenando a mi ritmo, mis tiempos y viviendo mi presente. El proceso que me llevó a participar en este Ironman vale mucho más que haber obtenido o no una medalla. Carreras, ironman hay miles y en todas partes del mundo, pero compartir esos momentos locos de entrenar horas de horas, decidir apagar esa alarma que nos despierta 4am o coordinar un entrenamiento fuera de Lima y que tu familia lo entienda, la típica salidita a una reu con amigos y ser la que se va temprano porque al dia siguiente toca entrenar, o ir a una parrillada y solo comer ensaladita porque comer carne días antes de competir es de lo peor. Podría enumerar mil y un cosas, pero me quedo con la más importante: que en el proceso, la vida te dé un gran Partner, como la ardilla que si bien tiene un carácter inimaginable, es un amigo de los pocos que hay. Gracias por todo ardilla-sabandija!

Luego de esta extensa nota, pues si, viaje 1 mes por Inglaterra, organicé diversos tours, caminé el triple de todo lo que no pude correr en el Ironman y también volví por España, ahí me esperaba lo más bonito que uno puede tener: Mi linda sobrinita, mi Lomito J.

Mabeli Tamayo
Mabeli Tamayo
Triatlón, mi pasión de ser!

Instagram: @Mabeli_T

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *