Al pie del volcán, cerca del fuego

A veces llegan oportunidades que te cambian la vida, y que uno nunca hubiera imaginado. Era octubre del 2019 , cuando seguía entrenando a todo dar, para ir mejorando técnica y velocidad al correr, sin imaginar que me llegaría el mensaje de uno de los organizadores de Nimbus que junto con Columbia organizan una serie de carreras en Chile. Es ahí que Nico, el responsable de que haya estado ahí  hace una semana, me comente de una  llamada Pucón trail al sur de Chile. Y sí, claro que estaba interesada en participar en alguna carrera fuera de Perú, mi respuesta fue rápida, un  claro SÍ, que le dio un rumbo fijo a mis entrenamientos.

[Nota sugerida: La montaña de los cisnes – Por Mica Pérez Sotelo]

Venía enfocada en una carrera que serian 35 km en dos días, donde la organización nos daría unas carpas y el alimento necesario. Dicho sea de paso , ¡una organización de lujo ! empezaríamos con 15 km y al día siguiente 20km.  Acumulado, sería la distancia mas larga que correría hasta el día de hoy. Compré el pasaje y pasó el tiempo, el día de partir no estaba tan lejos. En un abrir y cerrar de ojos , el jueves  16 de enero  ya estaba embarcando para Santiago, luego tendría otro vuelo a la ciudad de Temuco y por ultimo un bus hasta el destino final, Pucón, Y como para sumar anécdotas, olvide cambiar dolares en el primer aeropuerto, por lo que una señora se animo a cambiarme 20 dolares para poder tomar el bus a mi destino, sin tener hospedaje  a donde llegar , camine y busque por el celular un lugar donde poder dormir, encontré un hostel, lleno de gente linda, me recibieron súper bien, y me cuidaron aun mas. Después de enamorarme de Pucón desde el primer día, llegaría el momento de la carrera,  partiríamos en bus que nos llevaría al Punto de partida del día 1. Lógicamente comencé a pensar en la competencia pero un amigo mio me dijo , ¡disfruta!…los resultados llegan solo.

Al pie del volcán, cerca del fuego

Largamos a las 12 am,  el sol hacia de las suyas, y los nervios también. Sin mi típica alocada de volar desde el primer segundo, fui a paso rápido pero sin pausa, el corazón latía y las piernas lo acompañaban, parar no era una de mis opciones. Una corredora  chilena, muy buena onda , avanzó y al dar yo 100 por ciento estaba tranquila de mantenerme en el 2do lugar del primer día de Travesía. La meta fue en un camping maravilloso donde nos esperaba una parrilla espectacular y otros alimentos, todo a nuestra disposición . A nuestra disposición unas termas geométricas  a las que fuimos a relajarnos y soltar las piernas para lo que se venia.

El sol fuerte, los masajes de descarga, los otros corredores que iban llegando y las conversaciones entre todos, harían de mi primer día de carrera un día inolvidable. Cayó la noche, solo por la hora que marcaba el reloj , porque si hablábamos de luz, a  las 9 de la noche aun había claridad.

Después de un gran almuerzo ,una gran visita a las termas, y una cena de pastas, llegó la hora de dormir, y prepararse para el día 2.

Amaneció muy frio, vendrían  los 20 km por una ruta que pasaría por el volcán Villarrica .

La temperatura subió, al momento de largar,  diez de la mañana, era  de unos 35 grados

Llegó el  momento de volar y cumplir una meta y un sueño, que me tenia el corazón latiendo a mil por hora, estaba dispuesta a dejarlo todo. Fue una ruta de puro ascenso. Los demás corredores, estaban igual de nerviosos que yo. En  el km 4  pude ver a la que iba primero, a unos metros, acelere el paso pero no logré alcanzarla.

Solo quedó, apretar y exigir las piernas hasta lo máximo posible, por el km 15 las  tenia cansadas, el sol agobiaba, pero ahí seguía, con una sola meta: llegar , y hacer valer todo lo entrenado meses atrás.

Corría en las faldas  las faldas del volcán Villarrica, de una  belleza increíble, un paisaje que no se me borrara nunca y guardo como fotografías en mi mente, imágenes  a las que recurro cada vez que quiero recordar un paisaje de ensueño.

Mientras corría me veía  apenas siete meses atrás, cuando empecé  corriendo por el parque de mi casa, y apenas duraba, antes de cansarme. Ahora  me encontraba haciendo una ruta de mas de 20 kilómetros, educando a los piernas y a la cabeza para las miles de carreras  que se vienen en mi vida.

Solo metros de la meta pude respirar profundo y sentir una satisfacción maravillosa, no solo por el resultado, ni el puesto, sino por la sensación de saber que cada paso y cada km que avancé, valió la pena.

No pude alzar la bandera de Perú al cruzar la meta, la tenia muy dentro de la mochila con la que corrí, pero si pude alzarla en el podio oficial alcanzando un 2do lugar y un 1er lugar en mi categoría.

Sigo pensando que el deporte es competir, y también compartir. En  este viaje quise probar hasta donde puede llegar uno cuando realmente quiere lograr algo. Y así fue, mi primera carrera en el extranjero , lleno de nuevos amigos, anécdotas, travesía y mucha felicidad.

A veces uno olvida  lo que realmente quiere, se va perdiendo la esencia, y se va perdiendo las ganas de soñar, pero llega un momento en que la vida  te sorprende.

No duden en que se puede lograr los sueños si los desean con el corazón , créanme que las respuestas llegaran mas rápido de lo que te imaginas.

Cierro una historias más en mi vida, un capitulo de miles que se vienen, de la mano del deporte, de la mano de una pasión que me salvó la vida.

Y ahí vamos por más, más viajes, mas carreras, mas  sueños.

Mica Perez Sotelo


Micaela Pérez Sotelo
Profesora de Ballet
Bailarina
Runner / Trail Runner
Instagram: @micaperezsotelo

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *