La montaña de los cisnes

Dicen que las bailarinas son seres etéreos, que vuelan, apenas tocan el suelo con las puntas de los pies, una mezcla de boxeadores con cisnes , donde la fuerza prevalece y la elegancia se mantiene en cada paso que dan.

Empecé a bailar a los 14 años, algo tarde, pero pude mantenerme en el medio, gracias a mis ganas y mis tres o más horas que pasaba diariamente en la escuela de ballet para lograr el nivel de las que empezaron más pequeñas.

La montaña de los cisnes - Mica Perez Sotelo
Hice del ballet el amor de mi vida, si no lo es todo.

Desarrollé constancia, paciencia y fuerza, mucha fuerza, y disciplina sobretodo, innumerables ensayos antes de cada presentación o antes de algún concurso allá por el 2010 cuando nos fuimos para Argentina y todos nuestros bailes fueron premiados, díganme si la disciplina, la constancia, además del talento no dan el resultado.

Gracias a tantas horas y tanto tiempo invertido desde tan joven, supe  aprovechar cada minuto, e hice del ballet  el amor de mi vida , sino lo es todo.

Y sin saber, así como la mayoría de cosas en la vida, es que años después una pasión más aparece en mi camino, así como cuando no buscas y de pronto te encuentra.

El running, el trail, el deporte que me sanó, el deporte que me acompaña y que sé que me acompañará por el resto de los días, y que ya no es un pasatiempo, que apareció como jugando, dando vueltas por mi parque, para luego convertirse en algo que no deja de crecer.

La montaña de los cisnes - Mica Perez Sotelo
El running, el trail… El deporte que me sanó

Y pasar de correr en el parque de mi casa a  competir, y lograr ganar en algunas ocasiones y próximamente viajar fuera del país para dejar al Perú en alto. La verdad que ni me lo había imaginado. Aplicando leyes del ballet, disciplina para cada entrenamiento, constancia para no desesperar por los resultados, paciencia para verlos de a poco, la fuerza física para cada salto que daba en el salón de clase, aplicarla ahora al subir cada montaña, los mismos músculos son utilizados con la misma intensidad en las dos disciplinas, y es que el bailarín de ballet es un atleta artista.

Fuerza mental, cuando el cuerpo se cansa  la cabeza toma el lugar y es turno de seguir como todo en la vida. . . Y como todo lo que sube, baja. Hay bajadas en algunas carreras en las cuales siento que vuelo pero no ese volar solo de rapidez si no ese volar de libertad y de agradecimiento con la vida,  lo mismo que sentía en las clases de ballet.

Me dediqué a enseñar a niñas y niños pequeños desde hace 10 años -hoy tengo 24- como si desde siempre estuviera planeada mi vocación. Si retrocediera en  el tiempo no me imaginaría haciendo otra cosa.

Les inculco la misma pasión y los mismos valores. Que aprecien el arte desde pequeños para que sean más humanos desde siempre y para siempre, que desarrollen ese lado más sensible que te da la danza, y que lo pude desarrollar yo con mucho amor para luego pasarlo al deporte también. Dicen que las bailarinas de ballet son tan etéreas que apenas tocan el suelo con las puntas de los pies, así como también los corredores alzan vuelo para llegar a la montaña que cada uno elige subir.

Gracias vida por darme estas dos pasiones que me hacen ser la persona más feliz del mundo. Cada uno elige la cima que quiere conquistar, así que…¡Vamos por la siguiente!

Mica Perez Sotelo


Micaela Pérez Sotelo
Profesora de Ballet
Bailarina
Runner / Trail Runner
Instagram: @micaperezsotelo

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *