Mujeres y Deporte – Por Morayma Segura

Escena número 1

Mi mamá y yo en una tienda. Tenía 12 años.

Mamá: No te voy a comprar ese short.

Yo: Mamá, es cómodo y me gusta.

Mamá: Es de hombre! No te lo voy a comprar.

Yo: Mamá, pero me lo estoy poniendo yo. Y yo soy mujer.

Al final, me terminé comprando el short con mi papá otro día.

Escena número 2

Nació mi hija. Tenía 21 años. César, su papá, misma edad. Visita de un familiar.

Yo: Sra. Pero César también puede cuidar a la bebé.

Familiar X: No mamita, los hombres son idiotas. Las mujeres son las que saben.

No creo que sabía más que cualquier persona, por ser MUJER, como criar a un niño.

Escena número 3

Reunión familiar. Presente.

Familiar X: Morayma, ven ayúdame con los bocaditos.

Entro a la cocina y también estaba mi esposo César.

YO: Chino, ¿Para que me llamó si estabas tú?

No por ser mujer tengo que  atender a la gente.

Escena número 4

Visitando a mi vecina, una señora  que tiene más de 60 años.

Mi vecina: Mamita, pero ya no entrenes mucho. Te está saliendo mucho músculo, vas a parecer hombre

Yo: Plop!

No sabía que los únicos que tienen músculos son los hombres. Orgullosa de trabajar mi cuerpo y saber que músculo que marco, es músculo que trabajo.

Y así nos empiezan a encasillar. Y así nos empiezan a definir. Nos marcan una línea de cómo debemos ser y como debemos comportarnos. No me quejo de estas situaciones. Me alegra, simplemente, no haberme conformado y pensar que las cosas, tal vez, no son como el mundo las dice. Salir del esquema, lo es todo. Salir del molde, te hace especial. Así me siento yo.

Nunca encontré mi instinto maternal, más bien decidí compartir la crianza de mis hijos y las labores de mi casa con mi esposo, como un equipo y eso es lo que somos. Pasé de querer tener brazos delgaditos y una cinturita, a fortalecer mi cuerpo. A prepararlo para hacer las cosas que yo quería alcanzar. Correr 10km, correr 21km, dictar 4 clases seguidas, hacer triatlón.

Cuando pienso en el deporte, pienso cuando estudiaba ingeniería. La mayoría eran hombres y cuando decía que era ingeniera, me miraban como bicho raro. 😉

Y haciendo un poco de research, las mujeres hemos entrado a distintos deportes mucho después que los hombres. Deporte y mujeres parecen que no van de la mano. Por lo tanto, creo que hay todavía ciertos paradigmas que romper. Como cuando le enseño a hombres, y  me ven con cara de no sé si creerte, hasta que me ven cargar más peso o hacer ejercicios mucho más difíciles. Con las  mujeres, es demostrarles que si pueden hacer de todo. Que cargar peso es normal y las va ayudar a fortalecer el cuerpo. Que tener músculos es normal y no las va hacer menos femeninas.

¿Por qué me gusta trabajar en KO?

Me encanta no vender el deporte ni la actividad física como una herramienta para “bajar de peso” y verte “Miss Perú”. Me encanta porque varias chicas empiezan con ese interés físico y luego la evolución es alucinante. Ya no quieren tener brazos delgaditos si no quieren hacer planchas de tríceps. Ya no cuentan calorías si no se esfuerzan por hacer bien los ejercicios y aprender a hacerlos mejor.

Desde mi lado, siempre he pensado que el ejemplo es la mejor manera de demostrar tu punto de vista. Y a mi hija, espero estar enseñándole todo lo que he conseguido haciendo deporte. Confianza en mí misma. Que puedo hacer absolutamente todo lo que me proponga. Agradecer por el cuerpo que tengo. Y creo que lo estoy consiguiendo cuando la veo hacer posturas de yoga en cualquier lugar. Ya me dijo que quiere hacer triatlón. Sé que se siente orgullosa de su madre y eso no tiene precio. Y si algo le he enseñado es que ser el bicho raro está bien. Que ser la diferente es chévere.

Así que chicas, empecemos a superarnos cada día más. A retarnos. A ser las primeras mujeres en hacer cosas extraordinarias. Romper records mundiales. Escalar montañas. Nadar miles de kilómetros. Crear nuevos deportes. Todo esto será posible si empiezas rompiendo las barreras de tu mente. Superando los límites que alguna vez  te pusieron o te pusiste. Saliendo del molde.

 

Morayma Segura
Ingeniera de profesión, deportista de corazón.
Trainer en KO urban detox center #kolover.
Esposa y Mamá de 2 hijos, profesora de yoga.
Mi pasión enseñar. Mi hobby la triathlon.

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *