Sierra Andina Mountain Trail 2018 [45K de Celebración]

Existen carreras que no se corren, existen postales que no puedes dejar de postear. Los puristas me acusarán de herejía, pero si Dios fue generoso con los paisajes en el camino, tu destino es ponerte a caminar. Sierra Andina Mountain Trail es una de ellas y Santa Cruz 45K es su epifanía.

El ruido de la lluvia sobre la carpa augura una ruta complicada, me pregunto si los demás campistas padecerán del mismo insomnio. Al Lodge Illariy Vaquería llegamos al mediodía, previa parada técnica en Llanganuco para recibir a los runners de 13K y 30K. Aquí también esperaríamos a los ultras que cubren los 80K en dos etapas, en este refugio compartimos mesa y césped, pasta party y picnic, fronteras y sueños. Y una partida donde nunca descansó el aliento, sino que lo diga mi campmate BIgfoot, que agradeció al cielo por despertar de buen humor apenas rayaba el alba.

[Nota sugerida: Paracas 100K – Entre arena y granizo.]

Alcanzar el paso de Punta Unión [4750 msnm] me hizo parir sietemesinos, un túnel a tajo abierto que al cruzarlo, vuelves a nacer. No solo porque te pones a la altura de los gigantes [Taulliraju 5830 msnm] sino porque también habrás muerto en sus dos kilómetros de vertical ascenso.

He de confesar que para qué la cima del trekking más famoso del mundo [National Geografic dixit] no haga CORTE CIRCUITO a mis ilusiones, tuve que apretar el paso en donde los 1300 D+ lo permitieran. La quebrada de Huaripampa te invita a correr en sus praderas, sin embargo, turistas arrastrando pertrechos en cada uno de los tres campamentos, te hacía desacelerar tanto furor. Camino a ese draconiano 18K, conocería a quien fuese mi partner de ruta y documentalista  accidental, pero él con 35K encima del día anterior [80K] y en Trail Shooting como bonus track.

Crucé la meta último, pero fui recibido como si hubiera llegado primero. Ya desde las puertas de Cashapamapa los parlantes anunciaban mi nombre, We Are the Champions se escuchó de fondo. Una venia por imborrable bienvenida. Nunca me sentí tan KILLIAN, jamás me filmaron tan JORNET.

27K cuesta abajo para ser finisher, un zigzag resbaladizo, una laguna turquesa, un glacial envuelto en llamas blancas, un desierto a más de 3000 msnm, un bosque de quinuales, dos lagunas llenas de ichu, un río que te persigue todo el tiempo, un gran cañón que dispara arena y piedras, trekkers trepando la ruta al revés, porteadores a contrarreloj. La quebrada de Santa Cruz fue registrada, cuadro por cuadro por Jhosep Montoro. En su obra y magia quedé inmortalizado por error, su compañía si fue un inmejorable acierto. La caminata se hizo efímera, los temas en común infinitos.

Ted, Jared y Domingo las palabras de elogio son equivalentes a las de asombro por la naturaleza, si Columbia sigue apostando por carreras así, no dudo que la COMUNIRUN le retribuirá no solo con su cariño. Yo prometo regresar, incluso si solo es para celebrar con una Sierra Andina, la llegada de un compañero.


Peter M Trujillo
Runner Convicto & Blogger Confeso
Facebook: Peter M Trujillo
Instagram: @PeterMTrujillo
Twitter: @PeterMTrujillo

Conductor de #DeportesDePM en https://www.facebook.com/radiorunningperu/

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *