Sierra Andina Mountain Trail [Pisco 30K]. Por Peter M Trujillo

CAMPEONES Highest Point4950 msnm, señala una pizarra tan blanca como la cordillera que nos rodea. Un 360° con la GoPro me demuestra lo diminuto que somos y que por más que reduzcas la distancia en Sierra Andina, ello no garantiza ninguna facilidad, pero sí una enorme belleza.

7am inicia la partida, el año pasado corrí, si cabe el término, Santa Cruz 45K. Esta edición es distinta, arrastro conmigo a mi grupo de Whatsapp. Siempre parto último, es mi cábala, bueno también llego último, es mi estigma. Sin embargo, Domingo Elías, organizador del evento, me encomienda la misión de capturar el dorsal 180. Salí disparado e inútil fue alcanzar siquiera, al que encabezaba la carrera, no di con su paradero, pero sí con un dolor de tímpanos agravados por un viento glacial y una extenuación prematura en los 5K de pista de la Quebrada de Llanganuco.

Siempre es mejor que sobre, de que falte, Mantra Trail. En mi chaleco Naked cargué lo indispensable y al cruzar la meta seguían ahí. Si en la charla técnica la cerveza era abundante, en los avituallamientos no se les escapó ningún detalle. Salud por eso Ted Alexander.

El Refugio Perú me indica que ando a 4680 msnm y que los 6K de pendiente valieron la penuria, el Nevado Pisco nos confunde con montañistas y nos da los Buenos Días con su mejor cara.  Atrás dejamos al Huandoy observándonos toda la ruta y a mis trailmates de Back2TRAIL que según el Puesto de Control aún estaban a tiempo. 3K de morrena para alcanzar el punto más alto y 2K de single track me espera. El sol hace su agosto en el invierno de prendas que uso, me preocupan más las curvas de un sendero, donde nunca acaban las piedras, literalmente y en su máxima expresión. 

Jorge Tuya, meta partner, me hallaría contando mis pasos entre las rocas. Aparte de prestarme sus bastones por un buen tramo, prestó sus servicios de shooter. Si lo tuyo no son los podios y sí arrancarle fotos al camino, nada mejor que correr, es un decir, con un broder despreocupado.

La Laguna 69 es inefable, no puedo explicar con palabras tanta magia, ni entender en tantos idiomas como se lo explican. Un babel de turistas se bañan de turquesa y yo, de alivio, por pasar el Puesto de Control sin ningún rasguño. El Nevado Chacraraju aumenta su grandeza ya al pie de la laguna, 5K de travesía por sobre los 4500 msnm lo hacía lucir un monstro albino. La bajada fue una encuesta perpetua de… ¿Cuánto falta?, por nacionales y extranjeros, el aquicito nomás, fue tendencia. Hasta que una súbita trepada de 2K antes de reconectarse con la carretera, me hizo marchar en piloto automático. Orconcocha, listo. Chinancocha, ya. Las lagunas de LLanganuco parecían océanos después de 30K, Jared Vilhauer, medalla destapador en mano, nos recibiría últimos, pero satisfechos. El Huascarán a lo lejos se nota orgulloso, no solo tiene una ruta harto dura, sino a los mejores anfitriones.

Peter M Trujillo
Runner Convicto & Blogger Confeso
Facebook: Peter M Trujillo
Instagram: @PeterMTrujillo
Twitter: @PeterMTrujillo

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *