Travesía Conociendo La Punta 4.6K – Por Mabeli Tamayo

Inició mi 2019 súper recargado con una competencia que ni yo misma me la creería hace 1 año. El pasado domingo participé en una distancia de aguas abiertas en el rico y sabroso distrito del pan con pejerrey, La Punta.

Inicialmente me inscribí para hacer 3.5k, pero días previos fue modificada a nada más y nada menos que 4.6k, es decir, darle la vuelta a La Punta! Sí, sí señores y señoras, a sacarle la vuelta literal a La Punta. Con razón el nombrecito de la competencia: TRAVESIA CONOCIENDO LA PUNTA! No había marcha atrás, ya estábamos inscritos con varios de mi Team Raiders y pues había que chapar dignidad y asistir a tremenda competencia.

[Nota sugerida: Courtney Atkinson y sus 3 mejores consejos para nadar en aguas abiertas.]

Creo que luego de haber nadado mi primera Travesía Isla San Lorenzo 5.5k, podría decir que ya los nervios eran cosa del pasado. Tenía mucho feeling de saber que una vez más estaría empezando mi año enfrentando los miedos que cada vez son menores. Esta vez sería la primera vez que nadaría sin un partner al lado. La competencia empezó 9:10am y para ello, nuestro asombro fue saber por dónde sería el inicio. No podía creer que por el lugar donde estaban los de la organización junto con los de salvataje, sería donde demos inicio a esta aventura. Nunca había visto a La Punta con unas olas grandotas que reventaban en todas las rocas de la Playa Arenilla. Era impactante! Fuimos entrando de a pocos, guiados por los salvavidas, quienes nos decían “Ya, ahora sí corran! Naden, naden fuerte hasta pasar esas rocas!” Y si, cual Chihuahua logré entrar salvajemente al mar para así, evitar que la ola reventara sobre mi.

Cuando pasé semejante entrada, pensaba y decía ah ya pasó lo peor, tranqui Mabe! Pero no, no fue así; habían olas súper altas estando dentro del mar! Suena increíble pero es cierto, tenías que nadar entre olas y tumbos elevados que con cada brazada era capaz de elevarte y sacarte de la ruta. No había boyas cercanas como para poder guiarse y no abrirse tanto pero es que si tan solo mirabas bien a la derecha veías cómo reventaban esas olas y lo único que venía a mi mente era alejarme de esa parte pero eso implicaba nadar más distancia, pues no había de otra más que seguir y seguir.

Durante los primeros km podía ver a mi amigo “El Bonachón”, íbamos súper cerca siempre nos deteníamos en medio de la nada para mirarnos y saber que todo iba bien, pero nada es perfecto, nos separamos cuando vino una ola inmensa que nos tapó completamente y no pudimos volver a ubicarnos; me fui por la parte más alejada de las olas y él por el lado de la costa. Sentí mucha emoción de saber que él estaba dando todo considerando que era la 1era vez que participaba de una travesía tan larga y con ese oleaje, el doble de reconocimiento para él!  Buena Bonachón!

En el 4k ya me sentía súper cansada, el estar completamente sola sin poder ver las boyas y con ese oleaje, me estaba comenzando a cansar mentalmente. Lo veía todo lejos, es que si bien la distancia era 4.6k yo ya iba en 4k, aún me faltaba muchísimo por llegar! Se me acercaron 3 salvatajes preguntándome si quería que me sacaran y obviamente no iba aceptar. Unos cuantos me dijeron que no dirían nada pero que me podían remolcar hasta algún punto más cercano. Pues no, no y no! Yo me inscribí sola a esta competencia y tenía que acabarla con mi esfuerzo mi sufrimiento, a purito corazón! Así fue que logré hacer 6.5k en total, como siempre no me importaba el tiempo ni nada, tenía en la mente siempre presente que así es la vida, será jodida por momentos en los cuales quieran gritar y abandonar mandar todo al tacho pero está en uno mismo saber siempre avanzar.

Acabe esta competencia a puro dolor de brazos y la famosa frase “Vamos Mabe, solo faltan 100metros no te puedes parar, SIGUE”! Obtuve el 3er puesto en mi categoría mujeres, con medallita bonita, pero para los que me conocen bien, eso no importaba. Siempre me quedaré con los momentos más valiosos que una medalla: El bonito feeling de que te esperen varios cálidos abrazos de amigos de mi Team al terminar la meta y junto a todos, mi mami, mi más bonito regalo que la vida me pudo dar. Love you Mamixsya!


Mabeli Tamayo
Instagram: @Mabeli_T
Triatlón, mi pasión de ser!

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *