Triatlón La Jolla – Por Mabeli Tamayo

Si bien inicié el año con varias competencias de mar abierto y acuatlones, esta vez tocó la primera del año, Triatlón La Jolla el pasado Sábado 2. Una carrera que incluía MTB (Mountain Bike) por un camino pedroso, de trochas y rocones que solo una buena bici de montaña puede rendir. Nunca había probado una mtb, es más, no tenía una bici de montaña y mucho menos había subido al famoso morrito para hacer Down Hill ni para dar un hola al guardia de seguridad que siempre está por las antenas.

Si bien, he corrido muchas veces por nuestro gran “Morrison”, nunca había usado una bici para subir cuesta arriba! Esta vez sería la primera vez que goce de esa adrenalina de ir y pasar a todo terreno literal! La competencia inició 8:00 am en el Condominio de La Jolla (Asia) y desde tempranito ya se podía ir viendo la maravillosa vista de tremenda laguna por donde nadaríamos. Pues esta vez no tocaba nadar en mar abierto sino en una inmensa piscina que para nuestro asombro era agua de mar. Para que tengan una idea de lo gigante que es esa laguna artificial, nos tocaba nadar 800 metros y no íbamos a estar dando vueltas como cuy mágico en esa piscina, simplemente era una larga vuelta y salían los 800m y hasta un cachito más.

Decidí participar en esta competencia porque justamente quería probar qué tal estaba mi pace de Chihuahua en una piscina artificial. Las preguntas básicas como, sin wetsuit podremos flotar? Será tan salada que se te seque los labios? Etc, etc. De igual forma ya éramos una buena manchita con mi Team “Raiders”, en especial, mi gran amiga del Team Camarote, Chell, sería la primera vez que haría su mini tri y eso ya era muy motivador para mí.

Ni bien empezó la compe, los competidores salieron súper rápido, yo atiné irme al final para no ser acribillada por algún salvajiño en la ruta. Pero lamentablemente ya en la parte final, me patearon en los ojos y mi lente salió volando. Igual la tenía clara como en cada uno de mis entrenos y competencias, dar todo de mí y siempre disfrutando del proceso. Al salir al T1 era una cosa de locos porque la arena era media apedreada y eso se me había metido entre los dedos del pie, tuve que limpiarme muchísimo para recién poder ponerme las zapatillas y subir a la bici. En ese momento escuché una voz gritando mi nombre! Madre solo hay una! Y por ello esa vocecita era de mi mami quien sigue siendo hasta el día de hoy mi gran incondicional.

Cuando subí a la bici para empezar los 20k, en un segundo sentí la diferencia entre la bici de tri y de la mtb! Esta era robusta y agarrada; mi tri era todo lo contrario. La ruta no fue tan dura gracias a que no habían tantas cuestas, solo hubo una a mitad del camino, lo digo mas que todo por los estrechos que teníamos que pasar, esquivar piedras, ladrillos, cemento, rocas, tierra movediza, todo lo que pudiéramos encontrar en el trayecto. Entre ellas un tremendo charco que o bien bajabas de la bici para pasarlo o te arriesgabas y seguías pedaleando pero claro, toda el agua iba dispararse toditito para ti. Yo opte por el toditito para mí, asi que ya se imaginarán cómo quedaron mis zapatillas. Cuando llegue al T2 a dejar mi bici, no sabía exactamente por donde nos mandarían a correr y bueno recordé mis rigurosos momento de Trail running porque lo que corrimos fue sobre arena seca que bordeaba el mar. Si bien podíamos correr por la orilla eso era alejarse un tanto de donde nos tocaba voltear hacia el condominio.

La distancia solo era 5k pero se hicieron súper largos, yo aproveche en soltar las piernas a mas no poder con el pasito pollito, claro que después pasé a varios competidores y pude rematar al mejor estilo de Miss Pacer como bien me llaman mis amigos de Nike Run Club, osea nunca perder el style, chorreada o no, siempre con una gran sonrisa y un enorme corazón, dispuesta a celebrar que mi felicidad es también la felicidad de mis amigos, el tierno abrazo de mi mami, la barraza que le metí a Chell cuando cruzó la meta, ver a su mami feliz por su hija y la gratitud para el gran Chainis Javi, quien no dudó ni un segundo en prestarme su MTB cuando le comenté que quería hacerla pero no tenía una montañera. Cosas simples de la vida que con un gran noble corazón definitivamente te lleva hasta el infinito y más allá!


Mabeli Tamayo
Instagram: @Mabeli_T
Triatlón, mi pasión de ser!

Comentarios

comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *